header image

Posted by: tarifacontraelradar | 14 febrero 2010 | No Comment |

El radar que vemos en la foto que encabeza esta página se sitúa en El Retiro, junto al casco antiguo del pueblo de Tarifa (Cádiz), y a tan sólo 180 metros lineales de la Guardería Municipal.

Se trata de un radar militar cuya función es controlar el tráfico marítimo de todo el Estrecho de Gibraltar y de sus vías de acceso.

Para que el lector se haga una ligera idea, un radar es una fuente artificial que genera energía electromagnética en forma de ondas. Dichas ondas consisten en campos eléctricos y magnéticos que interactúan con sistemas biológicos como células, plantas, animales o seres humanos.

Informes científicos evidencian el riesgo sanitario que la exposición a los campos eléctricos y magnéticos –en el intervalo de  0-300 Ghz, como los de radiofrecuencia de los radares (300 hz – 300 Ghz)– , tienen sobre la salud: afecciones  tales como cáncer, reducción de la fecundidad, fibromialgias, cambios negativos en el desarrollo de los niños, etc.

Algo de interés, y que consideramos que la población debe saber, es que la legislación vigente que padecemos en nuestro pais, y que surge a partir de la obsoleta Recomendación 1999/519/CE  del Consejo Europeo, habla de 100 microteslas como límite de exposición seguro a campos electromagnéticos. El informe internacional independiente BioInitiative, llevado a cabo por catorce investigadores de prestigio internacional, científicos, médicos y expertos en salud pública, dedicados a analizar las evidencias científicas existentes hasta hoy sobre la incidencia de las radiaciones electromagnéticas en la salud, fija los límites de exposición seguros en 0,2 microteslas para la población normal y en 0,1 microteslas para niños y embarazadas.

Por tanto las emisiones permitidas en nuestro país son quinientas veces superiores a las recomendaciones científicas para la población normal y mil veces superior para los niños y embarazadas.   

Para que podáis haceros una idea global y fidedigna de este tema, sin necesidad de leer los textos completos,  os mostramos a continuación un resumen o extracto de varios informes realizados por científicos independientes de reconocido prestigio internacional, así como de la Resolución del Parlamento Europeo de 2 de abril de 2009, en la que se insta a los estados miembros a aplicar el “Principio de precaución” en lo referente a emisores de ondas electromagnéticas.

No obstante, los que estéis interesados en la lectura íntegra de tales documentos podéis tener acceso a los mismos en el apartado “Informes y Resoluciones” de este Blog.

Extractos más significativos de diversos informes cientificos:

under: General

Contaminación Electromagnética por Microondas Emitidas por Radares

(Claudio Gómez Perretta, Químico y Médico. Jefe de la Unidad del Centro de Investigación en el Hospital Universitario “La Fe” de Valencia.)

Como nos afectan las microondas

Son cientos las investigaciones de laboratorio que han encontrado relaciones positivas entre microondas y desordenes de todo tipo. Estas investigaciones ya han puesto de manifiesto como influyen las microondas sobre los tejidos de los seres vivos.

Los organismos animales utilizan electricidad para desarrollar sus funciones vitales. Lo que corre por los nervios son corrientes eléctricas. Pruebas como el encefalograma o el electrocardiograma lo que hacen es registrar la actividad eléctrica del cerebro o del corazón para detectar si existen irregularidades en su funcionamiento.

Sintetizando mucho, citaremos algunas de las principales vías de influencia, aunque hay que decir que prácticamente cada día hay algún equipo de investigadores que descubre nuevas alteraciones: una de ellas es a través de un aumento de la permeabilidad de la barrera hemato-encefalica: las neuronas como todas las células, están recubiertas de una membrana que las protege del exterior. Las microondas provocan una dilatación de los poros de esa membrana, que se hace así permeable a determinadas sustancias que no deberían entrar en las neuronas. Este proceso permite relacionar las microondas con tumor cerebral, enfermedad de alzheimer y pérdidas de memoria, como consecuencias más directas.

Otra vía de influencia es a través de la producción de melatonina. La melatonina es una hormona producida por la glándula pineal, una de cuyas funciones conocidas es la de regular los ritmos de sueños y vigilia. Una alteración en su producción conlleva desarreglos del sueño y caracteriales, tales como depresión, cansancio y, en el extremo propensión al suicidio.

Experimentos de laboratorio han demostrado que las radicaciones de baja intensidad producen roturas en el ADN. El ADN es el encargado de fabricar células especializadas,  y su rotura puede provocar la fabricación de células no especializadas, es decir, cáncer.

under: Extractos
Tags:

(Dario Acuña Castrobiejo, Catedratico de Fisiología de la Universidad de Granada, Secretario del Instituto de Biotecnología de dicha Universidad y co-editor del Journal of Pineal Research, la principal revista científica  internacional en el campo de la Melatonina.)

Campos electromagnéticos y patologías.

Las ondas electromagnéticas generadas por corrientes eléctricas y por las microondas  (telefonía móvil, radiofrecuencias, telefrecuencias, radares civiles y militares, etc.) interfieren y distorsionan el funcionamiento normal del organismo humano. Aunque en la bibliografía científica hay cierta controversia, se han publicado con suficiente rigor metodológico diversos efectos nocivos en las personas expuestas.

Los principales efectos perjudiciales de la exposición a campos electromagnéticos son los siguientes:

  1. Trastornos neurológicos como irritabilidad, cefalea, astenia, hipotonía, síndrome de hiperescitabilidad, somnolencia, alteraciones sensoriales, temblores, mareos.
  2. Trastornos mentales: alteraciones del humor y del carácter, depresiones, tendencias suicidas,
  3. Trastornos cardiopulmonares: alteraciones de la frecuencia cardiaca, modificaciones de la tensión arterial y alteraciones vasculares perisféricas.
  4. Trastornos reproductivos: alteraciones en el ciclo menstrual, abortos, infertilidad y disminución de la libido sexual.
  5. Incremento del riesgo de algunos tipos de cáncer, como las leucemias agudas y los tumores del sistema nervioso central en la infancia.
  6. Trastornos dermatológicos: dermatitis inespecíficas y alergias cutáneas.
  7. Trastornos hormonales: alteraciones en el ritmo y niveles de melatonina, sustancias neurosecretoras y hormonas sexuales.
  8. Trastornos inmunológicos: alteraciones del sistema de inmunovigilancia antiinfecciosa y antitumoral.

El riesgo potencial de estas complicaciones es mayor en los siguientes grupos de poblaciones: época pediátrica, tercera edad, mujeres embarazadas y lactantes, y, especialmente entre portadores de prótesis metálicas y marcapasos.

Campos electromagnéticos y melatonina

  • Funciones de la melatonina

La melatonina es una hormona de estrés y como tal su producción va dirigida hacia contrarrestar el mismo. La glándula pineal es un órgano localizado en el centro del cerebro, que convierte la serotonina en melatonina por la noche. Este ritmo circadiano de melatonina constituye una señal fundamental para la sincronización interna de una gran cantidad de ritmos endocrinos y no endocrinos, como el propio sueño/vigilia. Además, la melatonina es una parte vital del sistema antioxidante. Además la melatonina es una parte vital del sistema antioxidante endógeno del organismo humano. Los efectos principales de la melatonina podrían clasificarse en: a)  antioxidante; b)  antiinflamatorio; estimulante de las defensas inmunológicas. Además, la melatonina posee importantes efectos oncostáticos, reduciendo la proliferación celular en el cáncer, y neuroprotectores, quizás en parte debido a las acciones anteriores.

  • Efecto de los campos electromagnéticos  sobre la melatonina.

Estudios recientes han demostrado la capacidad que tiene la radiación electromagnética de disminuir los niveles circulantes de melatonina, tanto en animales como en el hombre.

La disminución de la producción de melatonina tiene como consecuencia inmediata la alteración del ritmo circadiano de melatonina, que provoca depresión y fatiga, síntomas bien conocidos que se manifiestan en las personas expuestas a campos electromagnéticos. Los campos electromagnéticos artificiales tienen el mismo efecto en la glándula pineal que la luz, otro inhibidor de la producción de melatonina. Pero mientras que durante la noche, la ausencia de luz estimula la producción de melatonina, la exposición a campos electromagnéticos es continua durante las 24 horas, impidiendo de este modo el proceso de síntesis nocturna de melatonina.

El descenso de  melatonina elimina esta importante hormona antioxidante y antiinflamatoria. Debido a las acciones oncostáticas y estimulante del sistema inmune, el descenso de melatonina hace que el organismo pierda estas capacidades de defensa. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la melatonina regula también la función de ciertos órganos endocrinos: las gónadas, la hipófisis, el timo y el hipotálamo.

Campos electromagnéticos melatonina y leucemia.

En 1970 aparece la primera relación entre cáncer y exposición a campos electromagnéticos, Existe una relación positiva entre leucemia, linfoma, y tumores del Sistema Nervioso Central, y exposición a campos electromagnéticos.

En adultos, varios  estudios han indicado u  aumento del riesgo de leucemia entre trabajadores en centrales eléctricas de al menos 6 veces más. Otros estudios rebajan ligeramente ese aumento de riesgo a un factor de 3.

Además, existe mucha información epidemiológica que sugiere un aumento de riesgo de ciertos cánceres  y patologías no cancerígenas asociadas a la exposición a campos electromagnéticos. Entre ellas, esclerosis lateral amiotrófica, cáncer de cerebro y leucemia.

De gran trascendencia es la evolución de los campos electromagnéticos en niños. El feto, que no produce melatonina, la recibe a través de la placenta de la madre, la cual produce más meletonina a lo largo de la gestación. El recién nacido  no produce melatonina en cantidades significativas hasta los 6 meses de edad. Por todo ello, el feto y los niños menores de 6 meses son especialmente sensibles a los campos electromagnéticos. Indudablemente, en estos casos la falta de melatonina aumenta el riesgo de patologías asociadas a las mismas: mutaciones debidas al daño del ADN y cáncer, aceleración del crecimiento de tumores, etc.

Campos electromagnéticos melatonina y cáncer de mama.

Dada la importancia de la melatonina en la regulación de las funciones endocrinas, podemos deducir que la reducción de los niveles de esta hormona podría  ser una de las claves para comprender el aumento del riesgo de contraer cáncer en las personas sometidas a campos electromagnéticos de baja frecuencia. Se ha propuesto que la supresión nocturna de melatonina podría explicar la asociación descrita epidemiológicamente entre exposición electromagnética ocupacional y residencial y el aunmento del riesgo de cáncer.

Las personas expuestas a radiación electromagnética pueden tener un riesgo aumentado de cáncer de mama, bien porque la inhibición de la melatonina  puede daar lugar a un aumento de la producción de prolactina y de estrógenos ováricos, o bien  por la disminución del efecto directo inhibidor de la melatonina sobre la proliferación celular en el cáncer de mama. En este sentido, diversos estudios indican que si la melatonina se inhibe, se elevan los estrógenos (puesto que la melatonina frena su producción), aumentando el riesgo de cáncer de mama.

Además el descenso de la melatonina por los campos electromagnéticos puede hacer que se liberen células cancerígenas que estaban quiescentes. En este sentido se ha demostrado que los campos electromagnéticos bloquean el efecto inhibidor de la melatonina sobre el crecimiento de células cancerosas.

under: Extractos
Tags:

Bioinitiative Report

Posted by: tarifacontraelradar | 4 febrero 2010 | No Comment |
B. Finalidad del Informe

Pág. 4

Este informe ha sido redactado por 14 científicos, expertos en salud pública y políticas públicas para documentar las evidencias científicas de los  campos electromagnéticos. Otros 12 críticos externos más han observado y refinado el informe.

Pág 5

 El consenso está claro del Grupo de Trabajo de los miembros de Bioiniciativa es que los existentes límites públicos de seguridad son inadecuados tanto para los ELF como los RF (RF: Radiación de Radio Frecuencia).

Pág 8     Leucemia infantil

Hay pocas dudas sobre que la exposición a los ELF causa leucemia infantil.

Pág 8    Otros cánceres infantiles

Hay algunas evidencias que otros cánceres infantiles pueden ser causados por la exposición a ELF pero no se han realizado suficientes estudios.

Pág 9

Niños que tienen leucemias y están en fase de recuperación tienen pocas posibilidades de sobrevivir si su exposición a ELF (o donde se están recuperando) está entre 1mG y 2 mG en un estudio; y sobre los 3 mG en otro estudio.

Pág 11    Cáncer de mama

Los estudios sobre mujeres en el puesto de trabajo sugieren de una forma bastante contundente que la evidencia de que ELF es un factor de riesgo para el cáncer de mama en mujeres con una exposición a largo plazo de 10 mG y superiores.

Pág 12

Dados los enormes riesgos durante la vida de desarrollar cáncer de mama y la crítica importancia de la prevención; la exposiciones a ELF deben de reducirse para todo el mundo que está en ambientes elevados de ELF durante prolongado tiempo.

Estudios de células humanas de cáncer de mama y algunos estudios de animales demuestran que los ELF son un probable factor de riesgo para el cáncer de mama. Hay una evidencia documentada para conectar cáncer de mama y exposición a ELF y procede de estudios sobre la célula y en animales, así como estudios humanos de cánceres de mama.

Pág 13 B      Cambios en el sistema nervioso y en las funciones cerebrales

La enfermedad del Alzheimer es una enfermedad del sistema nervioso. Hay una enorme evidencia que exposición a largo plazo de ELF es un factor de riesgo para la enfermedad del Alzheimer.

Comité Organizador: Carl Blackman, USA, Martin Blank, USA, Michael Kundi, Austria, Cindy Sage, USA
Participantes:
David Carpenter, USA, Zoreh Davanipour, USA, David Gee, Denmark, Lennart Hardell, Sweden, Olle Johansson, Sweden, Henry Lai, USA, Kjell Hansson Mild, Sweden, Eugene Sobel, USA, Zhengping Xu and Guangdin Chen, China Investigador Asociado: S. Amy Sage, USA
under: Extractos
Tags:

TEXTO DE LA RESOLUCIÓN

El Parlamento Europeo ,

– Vistos los artículos 137, 152 y 174 del Tratado CE que tratan de promover un alto nivel de protección de la salud humana, del medio ambiente y de la salud y la seguridad de los trabajadores,

– Vistos la Recomendación 1999/519/CE del Consejo, de 12 de julio de 1999, relativa a la exposición del público en general a campos electromagnéticos (0 Hz a 300 GHz)(1) , y el Informe de la Comisión, de 1 de septiembre de 2008, sobre la aplicación de dicha Recomendación (COM(2008)0532),

– Vista la Directiva 2004/40/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (campos electromagnéticos) (decimoctava Directiva específica con arreglo al apartado 1 del artículo 16 de la Directiva 89/391/CEE)(2) ,

–          Vistas la Directiva 1999/5/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo de 1999, sobre equipos radioeléctricos y equipos terminales de telecomunicación y reconocimiento mutuo de su conformidad(3) , y las respectivas normas de seguridad armonizadas para los teléfonos móviles y las estaciones de base,

………………………………………………………………………………………………………………………………………….

E. Considerando que la ausencia de conclusiones formales de la comunidad científica no ha impedido que algunos gobiernos nacionales o regionales, en al menos nueve Estados miembros de la Unión Europea, pero también en China, Suiza y Rusia, hayan fijado límites de exposición denominados preventivos y, por tanto, inferiores a los defendidos por la Comisión y su comité científico independiente, el Comité científico de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados(7) ,

F. Considerando que hay que sopesar las medidas destinadas a limitar la exposición del público en general a los CEM y las mejoras de la calidad de vida, en términos de seguridad y protección, que aportan los dispositivos que transmiten dichos campos,

G. Considerando que entre los proyectos científicos que suscitan tanto el interés como la polémica figura el estudio epidemiológico INTERPHONE, financiado por la Unión por un importe de 3 800 000 euros, principalmente con cargo al V Programa marco de investigación y desarrollo(8) y cuyos resultados se esperan desde 2006,

H. Considerando, sin embargo, que determinados extremos parecen concitar la unanimidad, especialmente los que establecen el carácter variable de las reacciones individuales a la exposición a las microondas, la necesidad de efectuar pruebas de exposición de dimensiones reales principalmente para evaluar los efectos no térmicos asociados a los campos de radiofrecuencia y la especial vulnerabilidad de los niños en caso de exposición a los campos electromagnéticos(9) ,

I. Considerando que la Unión ha fijado límites de exposición para proteger a los trabajadores frente a los efectos de los CEM; considerando que, en aplicación del principio de cautela, también deben tomarse medidas semejantes con respecto a los sectores de la población afectados, como residentes y consumidores,

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

1. Insta a la Comisión a que revise el fundamento científico y la adecuación de los límites de CEM fijados en la Recomendación 1999/519/CE e informe al respecto al Parlamento; pide que sea el Comité científico de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados quien efectúe dicha revisión;

2. Pide que se preste especial atención a los efectos biológicos cuando se evalúe el posible impacto sobre la salud de las radiaciones electromagnéticas, especialmente si se tiene en cuenta que algunos estudios han detectado que radiaciones de muy bajo nivel ya tienen efectos muy nocivos; pide que se investigue activamente sobre los posibles riesgos para la salud y se llegue a soluciones que anulen o reduzcan la pulsación y la modulación de la amplitud de las frecuencias que se usan para la transmisión;

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

4. Precisa que los agentes industriales, así como los gestores de infraestructuras relevantes y las autoridades competentes ya pueden intervenir sobre algunos factores, como mediante la adopción de disposiciones en lo que se refiere a la distancia entre el lugar de que se trate y los emisores o la altitud del lugar con respecto a la elevación de la antena de relevo y la dirección de la antena emisora con respecto a los lugares habitados, con la intención evidente de tranquilizar y proteger mejor a las poblaciones que viven cerca de estas instalaciones; pide que se busquen emplazamientos óptimos para los mástiles y transmisores y que los proveedores compartan los mástiles y transmisores en los mejores emplazamientos, con el fin de limitar la proliferación de mástiles y transmisores mal situados; pide a la Comisión y a los Estados miembros que elaboren las directrices adecuadas;

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

8. Considera que, dada la proliferación de litigios judiciales e incluso de medidas de suspensión provisional dictadas por las autoridades públicas sobre la instalación de nuevos equipos transmisores de CEM, redunda en el interés general favorecer soluciones basadas en el diálogo entre la industria, las autoridades públicas, las autoridades militares y las asociaciones de vecinos en relación con los criterios para la instalación de nuevas antenas GSM o de líneas de alta tensión, y garantizar al menos que las escuelas, guarderías, residencias de ancianos y los centros de salud se sitúen a una distancia específica de este tipo de equipos, fijada de acuerdo con criterios científicos;

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

under: Extractos
Tags:

Resolución de Benevento

Posted by: tarifacontraelradar | 2 febrero 2010 | No Comment |

La Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS) organizó una conferencia internacional denominada Aproximación al Principio de Precaución y los Campos Electromagnéticos: Racionalidad, legislación y puesta en práctica, en la ciudad de Benevento, Italia, los días 22,23 y 24 de febrero de 2006. La reunión fue dedicada a W. Ross Adey, M.D. (1922-2004). En la conferencia, los científicos han desarrollado y ampliado la resolución 2002 de Catania y han resuelto que :

  1. 1. Nuevas evidencias acumuladas indican que hay efectos adversos para la salud como resultado de la exposiciones laboral y pública a los campos eléctricos, magnéticos y electromagnéticos, o CEM1, en los niveles de exposición actuales. Es necesario, pero todavía no se ha realizado, un examen comprensivo, independiente y transparente de las pruebas puntuales que señalan este riesgo potencial emergente para la salud pública.

  2. 2. Los recursos y medios necesarios para esto son bastante inadecuados, a pesar del explosivo crecimiento de las tecnologías de telecomunicaciones así como la inversión enorme en el transporte eléctrico.

  3. 3. Hay evidencias de que las fuentes actuales de financiación sesgan y desvían los análisis y la interpretación de los resultados de las investigaciones hacia el rechazo de la evidencia de riesgos para la salud pública.

  4. 4. Los argumentos según los cuales los campos electromagnéticos (CEM) de intensidad débil no pueden afectar sistemas biológicos no representan el conjunto actual de la opinión científica.

  5. 5. De acuerdo con nuestra revisión científica, los efectos biológicos pueden ocurrir por exposiciones campos electromagnéticos de baja frecuencia y los campos electromagnéticos de radiofrecuencias y microondas. Los estudios epidemiológico así como los experimentos in vivo e in vitro demuestra que la exposición a ciertos campos electromagnéticos de baja frecuencia puede aumentar el riesgo del cáncer en niños e inducir otros problemas de salud en niños y adultos. Además, hay una evidencia epidemiológica acumulada que indica un riesgo creciente de tumor cerebral por el uso a largo plazo de teléfonos móviles, los primeros campos electromagnéticos de radiofrecuencias que han comenzado a ser estudiados comprensivamente. Los estudios epidemiológicos y de laboratorio que demuestran los riesgos crecientes para los cánceres y otras enfermedades por exposiciones laborales a campos electromagnéticos no pueden ser ignorados. Los estudios de laboratorio sobre cánceres y otras enfermedades han divulgado que la hipersensibilidad a campos electromagnéticos puede ser debida en parte a una predisposición genética.

  6. 6. Animamos a los gobiernos a que adopten una normativa marco de pautas para la exposición pública y laboral a campos electromagnéticos (CEM) que reflejen el Principio de Precaución2, como algunos países han hecho ya. Las estrategias preventivas deben basarse en el diseño de estándares de funcionamiento y pueden no definir necesariamente umbrales numéricos porque tales umbrales se pueden interpretar erróneamente como los niveles debajo de los cuales ningún efecto nocivo puede ocurrir. Estas estrategias deben incluir:

  7. 6.1. Promover los alternativas a los sistemas de comunicación sin hilos, por ejemplo: uso de la fibra óptica y de los cables coaxiales; diseño de teléfonos

Traducción al castellano de Pedro Belmonte

1 Los campos electromagnéticos (CEM) en esta resolución comprenden desde cero a 300 GHz.

2 El Principio de Precaución se aplica cuando hay indicaciones de efectos nocivos posibles, aunque estos riesgos no estén demostrados totalmente y exista una cierta incertidumbre, los riesgos de no hacer nada pueden ser mayores que los riesgos de tomar medidas para controlar estas exposiciones. El Principio de Precaución plantea que la carga de la prueba no incumbe a los que sospechan un riesgo sino a los que lo descartan.

  1. portátiles con especificaciones más seguras de funcionamiento, incluyendo la radiación lejos de la cabeza; preservar la líneas telefónicas terrestres existentes. Soterrar las líneas eléctricas de áreas pobladas, solamente instalarlas en zonas residenciales como último recurso.

  2. 6.2. Informar a la población los riesgos potenciales del uso de los teléfonos móviles e inalámbricos. Aconsejar a los usuarios limitar llamadas por teléfonos móviles y utilizar una línea telefónica para las conversaciones largas.

  3. 6.3. Limitar el uso de los teléfono móviles e inalámbricos a niños, jóvenes y adolescentes al nivel más bajo posible y prohibir, de una manera urgente, a compañías de telecomunicación de la comercialización y publicidad dirigida a ellos.

  4. 6.4. Requerir a los fabricantes que provean dispositivos de manos libres (altavoz o auriculares), para cada teléfono móvil e inalámbrico.

  5. 6.5. Proteger a los trabajadores de los equipo de generación de CEM, con restricciones en los accesos y blindaje electromagnético de individuos y estructuras físicas.

  6. 6.6. Planificar la instalación de antenas estaciones base y otras infraestructuras de telecomunicaciones para reducir al mínimo la exposición humana. Registro de las estaciones base de telefonía con las entidades de planificación locales y uso de cartografía digital para informar al público sobre las exposiciones potenciales posibles. Las propuestas para los sistemas inalámbricos urbanos (por ejemplo. Wi-Fi, WIMAX, sistemas de banda ancha por cable o línea eléctrica o tecnologías equivalentes) deben estar sometidas a una revisión pública de la exposición potencial a campos electromagnéticos (CEM) y, en el caso de están instalados anteriormente, los municipios deben asegurar una información disponible para todos y actualizada regularmente.

  7. 6.7. Definir zonas urbanas libres de emisiones, en edificios públicos (escuelas, hospitales, áreas residenciales) y en los sistemas de transporte público, con el objetivo de permitir el acceso a las personas extremadamente sensibles a campos electromagnéticos (CEM).

3 Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética. Para más información: www.icems.eu

  1. 7. La ICEMS3 está dispuesta ayudar a las instituciones en el desarrollo de una agenda de la investigación de campos electromagnéticos. ICEMS anima el desarrollo de protocolos clínicos y epidemiológicos para las investigaciones de conglomerados (clusters) geográficos de personas con reacciones alérgicas y otras enfermedades o sensibilidades a campos electromagnéticos (CEM), y documenta la eficacia de intervenciones preventivas. ICEMS anima la colaboración científica y las revisiones de los resultados de la investigaciones.

Nosotros, los científicos abajo firmantes, estamos de acuerdo en la necesidad de ayudar a la promoción de la investigación sobre campos electromagnéticos y el desarrollo de estrategias de protección de la salud pública con la aplicación del principio de precaución.

Firmantes:

Fiorella Belpoggi, Fundación Europea de Oncología y Ciencias Medioambientales , B.Ramazzini, Bolonia, Italia.

Carl F. Blackman, Presidente de la Sociedad de Bioelectromagnetismo, (1990-91), Raleigh, NC, Estados Unidos.

Martin Blank, Departamento de Fisiología, Universidad de Columbia , Nueva York, Estados Unidos.

Natalia Bobkova, Instituto de Biofísica Celular, Pushchino, Región de Moscú

Francesco Boella, Instituto Nacional de Prevención y Seguridad en el Trabajo, Venecia, Italia

Zhaojin Cao, Instituto Nacional de Salud Medioambiental, Centro Chino para el Control de Enfermedades, China

Sandro D.Allessandro, Físico, Alcalde de Benevento, Italia, (2001-2006).

Enrico D.Emilia, Instituto Nacional para la Prevención y Seguridad en el Trabajo, Monteporzio, Italia

Emilio Del Giuduice, Instituto Nacional de Física Nuclear, Milán, Italia.

Antonella De Ninno, Agencia Nacional para la Energía , Medio Ambiente y Tecnología de Italia, Frascati, Italia

Alvaro A. De Sallas, Universidad Federal de Rio Grande del Sur, Porto Alegre, Brasil

Livio Giuliani, Veneto del Este y Sur del Tirol, Instituto Nacional para la Prevención y la Seguridad en el Trabajo, Universidad de Camerino.

Yury Grigoryev, Instituto de Biofísica; Presidente del Comité Nacional Ruso del NIERP.

Settimo Grimaldi, Instituto de Neurobiología y Medicina Molecular, Centro de Investigación Nacional, Roma, Italia

Lennart Hardell, Departamento de Oncología, Hospital Universitario, Orebro, Suecia

Magda Havas, Estudios sobre Recursos y Medio Ambiente, Universidad de Trent, Ontario, Canadá

Gerard Hyland, Universidad de Warwick, Reino Unido; Instituto Internacional de Biofísica, Alemania; EM Radiation Trust, Reino Unido

Olle Johansson, Unidad de Dermatología Experimental, Departamento de Neurociencias, Instituto Karolinska , Suecia.

Michael Kundi, Jefe del Instituto de Salud Ambiental, Universidad Médica de Viena, Austria.

Henry C. Lai, Departamento de Bioingeniería, Universidad de Washington, Seattle, Estados Unidos

Mario Ledda, Instituto de Neurobiología y Medicina Molecular, Consejo Nacional para la Investigación, Roma, Italia

Yi-Ping Lin, Centro de Políticas y Análisis de los Riesgos para la Salud, Universidad Nacional de Taiwan, Taiwán.

Antonella Lisi, Instituto de Neurobiología y Medicina Molecular, Consejo Nacional para la Investigación, Roma, Italia.

Fiorenzo Marinelli, Instituto de Inmunocitología, Consejo Nacional para la Investigación, Bolonia, Italia

Elihu Richter, Jefe de Medicina Laboral y Medioambiental, Universidad Hebrea-Hadassah, Israel

Emanuela Rosola, Instituto de Neurobiología y Medicina Molecular. Consejo Nacional para la Investigación, Roma, Italia

Leif Salford, Jefe del Departamento de Neurocirugía, Universidad de Lund, Suecia.

Nesrin Seyhan, Jefe del Departamento de Biofísica, Director del Gazi NIRP Center, Ankara, Turquía.

Morando Soffritti, Director científico de la Fundación Europea de Oncología y Ciencias Medioambientales, B. Ramazzini, Bolonia, Italia

Stanislaw Szmigielski, Instituto Militar de Epidemiología e Higiene, Varsovia, Polonia

Mikhail Zhadin, Instituto de Biofísica Celular , Pushchino, Región de Moscú

Fecha de emisión: 19 de Septiembre de 2006. Para más información contactar con Elizabeth Kelley, Secretaria administrativa de La Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS), Montepulciano, Itali. . Correo electrónico: info@icems.eu ; Página Web: www.icems.eu

under: Informes

Resolución de Londres

Posted by: tarifacontraelradar | 1 febrero 2010 | No Comment |

En una conferencia científica el 27 de noviembre 2007, denominada: “¿Son adecuadas, en el momento actual, las recomendaciones sobre exposición a campos electromagnéticos (CEM), de la Internacional Comission on Non-Ionizing Radiation Protection, (ICNIRP)?”patrocinada por Roger Coghill y Robert Verkek de la Royal Society, Londres, de científicos que apoyaban el Informe BioInitiative, ampliando la Resolución de Benevento de 2006; han decidido que:

“Nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamamiento a la Agencia de Protección t de la Salud del Reino Unido (UPA), Gobierno del Reino Unido y a todas las agencias de protección de la salud y los gobiernos en todo el mundo, a que tomen nota de las conclusiones y recomendaciones del Informe BioInitiative (2007)[1] y sus predecesores, la Resolución de Benevento (2006) [2], la Resolución de Catania (2002) [3] y la Resolución de Salzburgo (2000) [4] para reducir inmediatamente las directrices de exposición a la radiación de radiofrecuencia (RF) y campos electromagnéticos[1] de muy baja frecuencia (ELF-CEM) por las razones siguientes:

La abrumadora evidencia de los efectos no térmicos sobre la salud, muchas veces por debajo de las actuales directrices de exposición.

Casi el 100% de penetración por los teléfonos móviles en el mercado de Europa, los EE.UU. y muchos otros mercados y el aumento de la penetración en otros lugares.

La gran proliferación de las redes inalámbricas y dispositivos más allá de las previstas en el momento en que se establecieron las directrices de exposición actuales.

Hacemos un llamamiento para volver a convocar la ICNIRP con carácter de urgencia para evaluar de nuevo las directrices de exposición y para desarrollar y aplicar límites de seguridad pública basados biológicamente que refleje el conjunto de pruebas científicas dado que las directrices ICNIRP existentes no son lo suficientemente protectoras sobre los efectos en la salud de las exposiciones crónicas a los niveles rápidamente crecientes en el medio ambiente de campos electromagnéticos (CEM) de baja frecuencia y de radiofrecuencia (RF).

Teniendo en cuenta esto

Hacemos un llamamiento a la creación de un organismo independiente que defina nuevos valores límite de exposición basados en los efectos biológicos y/o acciones preventivas, para los campos electromagnéticos de baja frecuencia y radiofrecuencia y microondas(RF)que hagan frente a los efectos biológicos que se informan, en exposiciones prolongadas, y que tengan como resultado consecuencias negativas para la salud

Ante la ausencia de tales recomendaciones sugerimos, como paso intermedio, que el Gobierno británico y la Agencia de Protección de la Salud (HPA) apliquen de manera inmediata las recomendaciones del Informe BioInitiative 2007 sobre CEM y RF y se esfuercen por establecer las recomendaciones de la Secretaría de Salud Pública del Gobierno de Salzburgo (2002) de 0,06 V / m al aire libre ** y 0,02 V / m para exposición a RF en el interior de domicilios.

Basado en el principio de precaución, los niños y los grupos vulnerables (como las personas con epilepsia y enfermedades del corazón) no deberían estar expuestos a un riesgo de daños, por lo tanto, proponemos que:

Los niños menores de 16 años sólo deben utilizar los teléfonos móviles y teléfonos inalámbricos para llamadas de emergencia.

No a los sistemas Wi-fi, WiMax u otras formas de conexión inalámbrica a la red en hogares, escuelas o áreas públicas o promover el uso de los mismos.

Llevar a cabo auditorias independientes de manera regular y frecuente sobre las emisiones de las estaciones base (“antenas”), para garantizar que no superen las nuevas directrices basadas en los efectos biológicos, en cualquier localidad de forma individual o por acumulación.Estas auditorias deben ser públicas y ampliamente disponibles para el análisis público.

El principio de precaución debe aplicarse “

Firmado:

Dr. Christopher Busby, Subcontractor, Policy Interpretation Network on Children’s Health and Environment (PINCHE), Liverpool/Aberystwyth, UK.

Mr. Roger Coghill, MA (Cantab) C Biol Mi Biol MA(Environ Mgt), Coghill Research Laboratories, Pontypool, Wales, UK

Dr. Andrew Goldsworthy, Honorary Lecturer, Imperial College, London, UK.

Dr. Lennart Hardell, University Hospital, Orebro University, Orebro, Sweden.

Prof. Olle Johansson, Experimental Dermatology Unit, Department of Neuroscience, Karolinska Institute, Sweden, and The Royal Institute of Technology, Sweden.

Dr. Gerd Oberfeld, Public Health Department, Salzburg Government, Salzburg, Austria.

Mr. Alasdair Philips, B.Sc. (Eng), Director, Powerwatch, Sutton in the Isle, UK.

Mr. Graham Philips, MBCS, Technical Manager, Powerwatch, Ely, UK

Ms Cindy Sage, Co-Editor, BioInitiative Report, Santa Bar bara CA, USA.

Dr. JohnWalker, Chartered Physicist, Sutton Coldfield, UK.

under: Informes

The Microwave Syndrome: A preliminary Study in Spain

E.A. Navarro, J. Segura, M. Portolés*, C. Gómez-Perretta*

Department of Applied Physics, Universitat de València,
C/. Dr. Moliner 50, 46100 Burjassot (València), SPAIN

*Centro de Investigación, Hospital Universitario “LA FE”,

Avenida Campanar 21, 46009 València, SPAIN

Corresponding authors:

Enrique A. Navarro

Departamento de Física Aplicada

Universitat de València

C/. Dr. Moliner, 50

46100 – BURJASSOT (VALENCIA) SPAIN

Ph +34 (96) 386 43 45

Fax +34 (96) 398 31 46

e-mail: enrique.navarro@uv.es

Dr. Claudio Gómez-Perretta de Mateo

Centro de Investigación

Hospital Universitario LA FE

Avd de Campanar 21

46009 VALENCIA

SPAIN

Telf: +34 3 96 386 27 00 (ext. 50447)

Fax: + 34 3 96 386 87 18
gomez_cla@gva.es

Aceptado para publicación, Diciembre del 2002 en la revista Electromagnetic Medicine an Biology

The Microwave Syndrome: A preliminary Study in Spain

ABSTRACT

A health survey is carried out in a town of Murcia (Spain), in the vicinity of a Cellular Phone Base Station working in DCS-1800 MHz. This survey contains health items related with the “microwave sickness” or “RF syndrome”. The microwave power density was measured at home of the respondents, and a statistical analysis shows significant correlation between the declared severity of the symptoms and the measured power density. The separation of respondents in two groups with different exposure also shows an increase of the declared severity in the group with the higher exposure.

Key words: public health, cellular-phone, Base-Stations, microwave-sickness

Introduction

The hypothesis of that radio frequency (RF) exposure might produce health damage has been analysed mainly from several epidemiological studies. Insomnia, cancer, leukaemia in children and brain tumours were the clinical entities more frequently described, 1-5. Moreover, the clinical consequences of being exposed to microwave radiation such as the radar has been evaluated from military and occupational studies.6-10

A specific symptomatology was reported, linked to radar exposure at low levels of RF, was named “microwave sickness” or “RF syndrome”. 9 With few exceptions, functional disturbances of the central nervous system have been described as a typical kind of radiowave sickness, the neurasthenic or asthenic syndrome. The symptoms and signs include headache, fatigability, irritability, loss of appetite, sleepiness, difficulties in concentration or memory, depression and emotional instability. This clinical syndrome is generally reversible if exposure of RF is discontinued.

Another frequently described manifestation is a set of labile functional cardiovascular changes including bradycardia, arterial hypertension or hypotension. This form of neurocirculatory asthenia is also attributed to nervous system influence. More serious but less frequent neurologic or neuropsychiatric disturbances have occasionally been described as a diencephalic syndrome.9 All these disturbances following low level exposures (around microwatts/cm2) were reported for many years from Eastern Europe. The exposures have been mainly low-level and long term. 9-10

Also, several articles found biological dysfunction at very low density of radiation without temperature elevation, favouring the hypothesis of the existence of “non thermal” biological effects and pointing the existence of clinical dysfunction below the actual standard of safety norms overall the European Union. 11-28

Low levels of RF are found around the GSM-DCS cellular phone Base Stations (BS), were antennas are usually located on the roofs or in the top of tall towers. GSM-DCS cellular phones use pulsed microwaves, these signals have a spectral similarity with the radar signal. The spectral power distribution of pulsed signals has a leakage of low frequency harmonics. Typical pulse duration time range from 100ms to 0.050s in radar, and 576.9s has each slot of GSM-DCS.

From this point of view, the hypothesis of a “microwave sickness” in the neighbourhood of the GSM-DCS Base Stations is analysed in the presented communication. The presented analysis tries to evaluate if there is some statistical justification to complains and related dysfunction that neighbourhood associates to the RF exposition from the GSM-DCS Base Stations, as it has been found by previous studies 29-31.

Materials and method

A local team of people, specially trained for this work, delivered the questionnaires in La Ñora, a town of Murcia in Spain during January 2001. This was always introduced to respondents as a part of a study to evaluate the impact on the area of the cellular phone Base Stations (GSM-DCS). In general, the people were quite prepared to co-operate (the ratio between “returned” and delivered was about 70%). The questionnaire was an adaptation to Spanish language of the Santini publication.29 This was comprised of 25 different items concerning mainly health information about the respondents.

The respondents scored and marked from 0 to 3 the presence of the suffered health dysfunction: 0 never, 1 sometimes, 2 often, 3 very often.

The asked symptoms were those described in the microwave syndrome: Fatigue, irritability, headache, nausea, appetite loss, insomnia, depression, discomfort, difficulty in concentration, memory loss, skin alterations, visual dysfunction, auditory dysfunction, dizziness, gait difficulty, and cardiovascular alterations.

The asked questions included demographic data: address, sex, and age, also distance to the antennas (distance in meters to the Base Station), exposition time days/weeks, hours/days, and time from the beginning of the emissions. The questionnaire also collected information about proximity to power lines, and the use of personal computer and cellular phone.

More than a 5% of the population of La Ñora (around 1900 habitants) fulfilled the questionnaire. Questionnaires from people with a history of deep psychological or neurological disease were excluded. Finally, 101 surveys were considered valid.

The survey was completed with electric field measurement, conducted in February 24, 2001, and March, 10, 2001 (Saturday). Measurements were carried out from 11:00h to 19:00h each day, in the bedrooms of each respondent. More measurements were carried out in the streets during working days and weekends, to check the possible variability in time of the measurements. The measurement was added to the survey of each respondent.

A portable broadband (1MHz-3GHz) electric field meter (EFM) was used. The EFM was oriented with the hand in order to measure the maximum field strength above the bed. The electric field in each room presented a standing wave pattern because of reflection of the waves in the walls and metallic structures as windows and metallic piece of furniture. Therefore the EFM was hold around 1 meter from the walls, 1.2 meters above the ground, and was moved around a circle of 25 centimetres of radius, orienting the antenna to get the maximum electric field strength..

The EFM was calibrated in the anechoic chamber of the University of Valencia with a standard measurement set-up with a network analyser HP-8510C.

To check the intensity of TV and radio channels, as well as the number of working channels of the GSM-DCS Base Stations (BS), measurements of the spectral power density were carried out with a probe antenna and a portable spectrum analyser.

The TV and radio channels maintained the intensity during the measurements, however the cellular phone channels presented dramatic differences in amplitude from channel to channel, some of them going “on” and “of” the air at random times.

The probe was mounted on a linen phenolic tripod about 1.2 meters above the ground. The location of the probe was the same in both days, in a hill next to the town, 20 meters from the BS. With the spectrum analyser we scanned the GSM and DCS bands, at the beginning of the journey, taking an average for a period of 6 minutes. The measurement of the spectrum was similar in both days, having a difference in the peak estimation (carriers of the channels) of about 1dB.

RESULTS

The respondents were male (47%) and female (53%), with a wide age range: 15-25 years (22%), 26-35 years (22%), 36-45 years (19%), 46-35 years (11%), 56-65 years (13%), and more than 65 years (13%).

The exposition time, explained as the time spend in the vicinity of the BS was more than 6 hours per day, 7 days a week, in the 95% of the respondents. The place of permanence was declared the bedroom, the place were the electric field was measured, and included in the survey.

Concerning the attitude of the respondents about the use of cellular phone: 24% of them declared themselves to be active users of mobile GSM-DCS phone for more than 20 minutes per day.

The measurements were very low compared with the European safety guidelines 1999/519/EC DOCE 30/7/99. Actually the levels were lower than 0.2 microwatts/cm2, where the Spanish legislation establish a maximum limit of 450 microwatts/cm2 at a single frequency (900MHz), the same than European safety guidelines 1999/519/EC DOCE 30/7/99. This is one of the characteristics of the presented work: the low levels of RF exposition.

We divide the surveys in two groups: One group with high exposure, an average exposure of 0.11 microwatts/cm2, constituted with 47 respondents. These respondents declared themselves to have living under a distance to the BS lower than 150mts. The second group, has an average exposure of 0.01 microwatts/cm2 with distance greater than 250m.

Obviously, both groups have a different distance to the BS, and we have to assume the risk of a distance perception that can influence the survey.

Table 1 shows the averaged declared severity in both groups.

A possible relationship between the declared severity of the symptom, and the microwave power density is explored. A mathematical model with logarithmic dependence with the measured electric field (EFM) is analysed. The statistical package SPSS, with their different regression methods has been used for these analysis, whose results for the correlation coefficient and statistical significance is presented in Table 2. Correlation coefficients were grouped in four sections: Astenic, diencefalic, sensorial, and cardiovascular symptoms.

Discussion

It is most interesting the comparison of the severity of the reported symptoms between both groups of Table 1: more severe symptoms were reported in the first group. The first group (<150 mt to BS) was exposed to a mean EMF power density 10 times higher than the second group (>250 mt to BS). Asthenic syndrome was a 42% higher in the first group, diencephalic syndrome was a 55% higher in the first group, sensorial alterations were a 25% higher in the first group and cardiovascular alterations a 55% higher as well.

However, the use of mobile phone was 30% in the first group and 17% in the second group. Use of the personal computer was a 16% in the first group, and 1% in the second group. Therefore, these differences could bias the health response. The use of the mobile cellular phone implies a considerable higher exposition of the head to microwaves during the phone call, that could arrive roughly to 5mW/cm2, 10.000 times higher than the maximum EMF exposition attributed to the BS. Moreover, the symptomatic response could be influenced by personal or human idiosyncrasy. The exposition to radiation from the computer screen is relative to extremely low frequencies and is under 0.3 T, at normal distance, therefore is not considered significant, and will be the subject of a future work.

Results from Table 2 indicate correlation between severity of the reported symptoms and the logarithm of the measured electric field (EFM) with p<0.001. We find that discomfort (0.544), irritability (0.515), and appetite loss (0.485) are the most relevant symptoms correlated with exposure intensity. Others symptoms: fatigue (0.438), headache (0.413), difficulty in concentrating (0.469) and sleep disturbances (0.413) also show a significant correlation with exposure intensity. However, others such as auditory dysfunction, gait difficulty, and cardiovascular, do have a lower correlation coefficient, but significant p<0.01.

However, the more interesting of our results is the significance of the dependence between both variables: The declared severity of the symptom and the logarithm of the measured electric field. Another interesting observation is that four of the high correlated symptoms (Table 2) such as headache, sleep disturbances, concentration difficulty and irritability also show the most relevant differences between both groups and the highest values in the clinical scale, 2.17, 1.94, 1.56 and 1.56 respectively (Table 1).

The validity and interpretation of the results of Tables 1-2, must be analysed in the proper context, by comparison with results from other researchers, or with results from us in previous similar surveys. Actually there are no similar studies to the presented in this communication. However, our work shows a similitude in procedure and results with previous surveys on noise annoyance. Results for the correlation coefficients (Table 2) are similar to those obtained in previous social surveys on noise annoyance, were maximum correlation coefficient was around 0.35. 32

If there is a casual relationship between severity of the symptoms and the measured electric field, may be the logarithmic approach is still rough, and a more elaborated model would be convenient. The logarithmic model is extended in the analysis of noise annoyance; actually the devices used in noise measurements use logarithmic scales (dBA). Moreover, the used measurement was a spatial-point, time-point measurement. It is most probable an improvement in correlation for EMF averaged levels during days or weeks. However, the existence of appropriate instrumentation is a limitation.

It is worth to say that the noise is a recognised environmental pollutant, and the social surveys on noise annoyance are addressed to its subjective response. The noise is perceived by the senses nor is the electromagnetic field, therefore is more difficult the biasing in the present study, and results, probably are more objective than in the surveys on noise annoyance.

Trying to find more similarities between our results and previous work, we could claim a strong coincidence with the Lilienfeld Study,9 that showed a dose-response relationships between various neurological symptoms and microwave exposition. These symptoms were grouped under the name “Microwave Syndrome” or “Radiofrequency Radiation Sickness”.

The presented results demonstrate a significant correlation between several symptoms of the named microwave sickness and the microwave power density associated to the Base Station located in a hill at the edge of a town. The severity of the symptoms weakens for people who live far away, at a distance greater than 250m from the main EMF source and a power density lower than 0.1 W/cm2.

As there is a significant difference between both groups in terms of the irradiated power density, a hypothetical relationship between the DCS emission and the severity of both symptoms could exist.

There is a large and coherent body of evidence of biological mechanisms that support the conclusion of a plausible, logical and causal relationship between RF exposure and neurological disease. Hence it is probable that cell sites are causing many adverse health effects. Public health surveys of people living in the vicinity of cell site BSs should be being carried out now, and continue progressively over the next two decades. This is because prompt effects such as miscarriage, cardiac disruption, sleep disturbance and chronic fatigue could well be early indicators of the adverse health effects.

This is the first social survey about the microwave syndrome carried out in Spain, and is a preliminary study. Future surveys in another geographical locations are on the way. More research, and comparison of statistical results from different areas would be convenient.

Nowadays, the electromagnetic/microwave power density is not a recognised environmental pollutant. The reported results are obtained from one of the first social surveys on the health of the population who lives in the vicinity of a Base Station of GSM-DCS cellular phone. We could conclude the importance of the presented information to the knowledge of its possible implication on the public health.

REFERENCES

1.- Minder, C.E. ; Pfluger, D.H. “Leukemia, brain tumors, and exposure to extremely low frequency electromagnetic fields in swiss railway employees”. Am. J. Epidemiol. 2001, 153: 825-35.

2.- Maskarinec, G. ; Cooper, J. ; Swygert, L. “Investigation of increased incidence in childhood leukemia near radio towers in Hawaii: preliminary observations”. J. Environ. Pathol. Toxicol. Oncol. 1994, 13: 33-37.

3.- Hocking, B.; Gordon, I.R. ; Grain, H.L. ; Hatfield, G.E. “Cancer incidence and mortality and proximity to TV towers”. Medical J. Aust., 1996, 165: 601-5.

4.- Dolk, H. ; Shaddick, G. ; Walls, P. ; Grundy, C. ; Thakrar, B. ; Kleinschmidt, I. ; Elliott, P. “Cancer incidence near radio and television transmitters in Great Britain. I Sutton Codlfield transmitter”. Am. J. Epidemiol. 1997, 145:1-9.

5.- Selvin, S.; Schulman, J. ; Merrill, D.W. “Distance and risk measures for the analysis of spatial data: a study of childhood cancers”. Soc. Sci. Med. 1992, 34:769-77.

6.- Robinette, C.D. ; Silverman, C. ; Jablon, S. “Effects upon health of occupational exposure to microwave radiation (radar)”. Am. J. Epidemiol. 1980, 112:39-53.

7.- Garaj-Vrhovac, V. “Micronucleus assay and lymphocyte mitotic activity in risk assessment of occupational exposure to microwave radiation”. Chemosphere. 1999, 39:2301-12.

8.- Balode, Z. “Assessment of radio-frequency electromagnetic radiation by the micronucleus test in bovine peripheral erythrocytes”. Sci. Total Environ. 1996, 180:81-85.

9.- Johnson-Liakouris, A.J. “Radiofrequency (RF) Sickness in the Lilienfeld Study: an effect of modulated microwaves?”. Arch. Environ. Health. 1998, 53:236-238.

10.- Goldsmith, J.R. “Epidemiologic evidence relevant to radar (microwave) effects”. Environmental Health Perspectives. 1997, 105 (Suppl 6):1579-87.

11.- Arber, S.L.; Lin, J.C. “Microwave-induced changes in nerve cells: effects of modulation and temperature”. Bioelectromagnetics. 1985, 6: 257-70.

12.- Baranski, S “Histological and histochemical effects of microwave irradiation on the central nervous system of rabbits and guinea pigs”. Am. J. Phys. Med. 1972, 51:182-90.

13.- Sanders, A.P.; Joines, W.T.; Allis, J.W. “Effect of continuous-wave, pulsed, and sinusoidal-amplitude-modulated microwaves on brain energy metabolism”. Bioelectromagnetics. 1985, 6: 89-97.

14.- D’Inzeo, G.; Bernardi, P.; Eusebi, F.; Grassi, F.; Tamburello, C.; Zani, B.M. “Microwave effects on acetylcholine-induced channels in cultured chick myotubes”. Bioelectromagnetics. 1988, 9:363-72.

15.- Wachtel, H.; Seaman, R..; Joines, W. “Effects of low-intensity microwaves on isolated neurons”. Ann. N. Y. Acad. Sci. 1975, 247:46-62.

16.- de Pomerai, D.; Daniells, C.; David, H.; Allan, J.; Duce, I.; Mutwakil, M.; Thomas, D.; Sewell, P.; Tattersall, J.; Jones, D.; Candido, P. “Non-thermal heat-shock response to microwaves”. Nature. 2000, 405:417-8.

17.- Dutta, S.K.; Ghosh, B.; Blackman, C.F. “Radiofrequency radiation-induced calcium ion efflux enhancement from human and other neuroblastoma cells in culture”. Bioelectromagnetics. 1989, 10:197-202.

18.- Lai, H.; Carino, M.A.; Guy, A.W. “Low-level microwave irradiation and central cholinergic systems”. Pharmacol. Biochem. Behav. 1989, 33:131-8.

19.- Lai, H.; Horita, A.; Chou, C.K.; Guy, A.W.. “Effects of low-level microwave irradiation on amphetamine hyperthermia are blockable by naloxone and classically conditionable”. Psychopharmacology. 1984, 88:354-61.

20.- Kues, H.A.; Monahan, J.C.; D’Anna, S.A.; McLeod, D.S.; Lutty, G.A.; Koslov, S. “Increased sensitivity of the non-human primate eye to microwave radiation following ophthalmic drug pretreatment”. Bioelectromagnetics. 1992, 13:379-393.

21.- Daniells, C.; Duce, I.; Thomas, D.; Sewell, P.; Tattersall, J.; de Pomerai, D. “Transgenic nematodes as biomonitors of microwave-induced stress”. Mutat. Res.1998, 399:55-64.

22.- Byus, C.V.; Kartun, K.; Pieper, S.; Adey, W.R “Increased ornithine decarboxylase activity in cultured cells exposed to low energy modulated microwave fields and phorbol ester tumor promoters”. Cancer Res. 1988, 48: 4222-6.

23.- Stagg, R.B.; Thomas, W. J.; Jones, R.A.; Adey, W.R. “DNA synthesis and cell proliferation in C6 glioma and primary glial cells exposed to a 836.55 MHz modulated radiofrequency field”. Bioelectromagnetics. 1997, 18:230-6 .

24.- Sarkar, S.; Ali, S.; Behari, J. “Effect of low power microwave on the mouse genome: a direct DNA analysis”. Mutat. Res. 1994, 320:141-7.

25.- Lai, H.; Singh, N.P. “Acute low-intensity microwave exposure increases DNA single-strand breaks in rat brain cells”. Bioelectromagnetics. 1995, 16:207-10.

26.- Lai, H.; Singh, N.P. “Single- and double-strand DNA breaks in rat brain cells after acute exposure to radiofrequency electromagnetic radiation”. Int. J. Radiat. Biol. 1996, 69:513-21.

27.- Lai, H.; Singh, N.P “Melatonin and a spin-trap compound block

radiofrequency electromagnetic radiation-induced DNA strand breaks in rat brain cells”. Bioelectromagnetics. 1997, 18:446-54.

28.- Malyapa, R.S.; Ahern, E.W.; Bi, C.; Straube, W.L.; LaRegina, M.; Pickard, W.F.; Roti Roti, J.L. “DNA damage in rat brain cells after in vivo exposure to 2450 MHz electromagnetic radiation and various methods of euthanasia” Radiat. Res. 1998, 149: 637-45.

29.- Santini, R. ; Santini, P. ; Seigne, M. ; Danze, J.M. Symptoms expressed by people living near cell phone relay stations. La Presse Médicale 2001, 30 (32): 1594.

30.-Santini, R. ; Le Ruz, P. ; Danze, J.M. ; Santini, P. ; Seigne, M. Preliminary
study on symptoms experienced by people living in vicinity of cellular
phone base stations . Bioelectromagnetics 24th Meeting . Abstract Book .
2002, June – Québec Canada.

31.-Santini, R. ; Santini, P. ; Danze, J.M. ; Le Ruz, P. ; Seigne, M. Symptoms
experienced by people in vicinity of base station : I/ Incidences of
distances and sex. Pathol. Biol. 2002, ( In Press )

32.- Schultz, T.J “Synthesis of social surveys on noise annoyance”. J. Acoust. Soc. Am. 1978, 64:377-405.

TABLE CAPTIONS

TABLE 1 : Average severity of the reported symptoms in two groups having different exposure: Higher exposure with average power density 0.11 W/cm2 (distance<150mts), and lower exposure with average power density 0.01 W/cm2 (distance>250mts).

TABLE 2: Correlation between severity of the reported symptoms and the logarithm of the measured electric field.

Table 1

P value

Respondents

N=54

N=47

Average Power density W/cm2

0.110.19

0.010.04

<0.001

Distance to BS

<150 m

10757m

> 250 m

28424m

<0.001

Average value of reported severity

Average value of reported severity

Fatigue

1.111.13

0.741.07

n.s.

Irritability

1.561.08

1.041.02

<0.05

Headache

2.170.86

1.531.00

<0.001

Nausea

0.930.99

0.530.88

<0.05

Appetite loss

0.961.03

0.550.88

<0.05

Discomfort

1.411.11

0.870.97

<0.02

Gait difficulty

0.680.93

0.941.07

n.s.

ASTENIC symptoms

8.814.79

6.215.33

<0.02

Sleep disturbance

1.940.92

1.281.10

<0.01

Depression

1.301.19

0.741.01

<0.02

Difficulty in concentration

1.561.14

1.001.06

<0.02

Memory loss

1.411.05

1.041.08

n.s.

Dizziness

1.261.14

0.741.05

<0.05

DIENCEFALIC symptoms

7.463.90

4.814.34

<0.01

Skin alterations

0.720.96

0.450.93

n.s.

Visual dysfunction

1.111.07

0.961.12

n.s.

Auditory dysfunction

1.061.12

0.811.12

n.s.

SENSORIAL symptoms

2.892.72

2.322.45

n.s.

Cardiovascular alterations

0.761.10

0.490.93

n.s.

Table 2

Correlation with Power density

P value

ASTENIC symptoms

Fatigue

0.438

<0.001

Irritability

0.515

<0.001

Headache

0.413

<0.001

Nausea

0.354

<0.001

Appetite loss

0.485

<0.001

Discomfort

0.544

<0.001

Gait difficulty

0.127

n.s.

DIENCEFALIC symptoms

Sleep disturbance

0.413

<0.001

Depression

0.400

<0.001

Difficulty in concentration

0.469

<0.001

Memory loss

0.340

<0.001

Dizziness

0.357

<0.001

SENSORIAL symptoms

Skin alterations

0.358

<0.001

Visual dysfunction

0.347

<0.001

Auditory dysfunction

0.163

n.s

CARDIOVASCULAR symptoms

Cardiovascular alterations

0.290

<0.01

under: Informes

Resolución del Parlamento Europeo, de 2 de abril de 2009, sobre las consideraciones sanitarias relacionadas con los campos electromagnéticos (2008/2211(INI))

TEXTO DE LA RESOLUCIÓN


El Parlamento Europeo ,

Vistos los artículos 137, 152 y 174 del Tratado CE que tratan de promover un alto nivel de protección de la salud humana, del medio ambiente y de la salud y la seguridad de los trabajadores,

Vistos la Recomendación 1999/519/CE del Consejo, de 12 de julio de 1999, relativa a la exposición del público en general a campos electromagnéticos (0 Hz a 300 GHz)(1) , y el Informe de la Comisión, de 1 de septiembre de 2008, sobre la aplicación de dicha Recomendación (COM(2008)0532),

Vista la Directiva 2004/40/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de los agentes físicos (campos electromagnéticos) (decimoctava Directiva específica con arreglo al apartado 1 del artículo 16 de la Directiva 89/391/CEE)(2) ,

Vistas la Directiva 1999/5/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo de 1999, sobre equipos radioeléctricos y equipos terminales de telecomunicación y reconocimiento mutuo de su conformidad(3) , y las respectivas normas de seguridad armonizadas para los teléfonos móviles y las estaciones de base,

Vista la Directiva 2006/95/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de

2006, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros sobre el material eléctrico destinado a utilizarse con determinados límites de tensión(4) ,

Vista su Resolución, de 4 de septiembre de 2008, sobre la Revisión intermedia del Plan de Acción Europeo sobre Medio Ambiente y Salud 2004-2010(5) ,

Vista su Resolución, de 10 de marzo de 1999, sobre la propuesta de recomendación del Consejo relativa a la limitación de la exposición de los ciudadanos a los campos electromagnéticos 0 Hz-300 GHz(6) ,

Visto el artículo 45 de su Reglamento,

Visto el informe de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (A6-0089/2009),

A. Considerando que los campos electromagnéticos (CEM) existen en la naturaleza y, por lo tanto, siempre han estado presentes en la tierra, pero que en las últimas décadas la exposición medioambiental a fuentes de CEM producidas por los seres humanos ha aumentado de modo constante debido a la demanda de electricidad, las tecnologías inalámbricas cada vez más sofisticadas y los cambios en la organización social, lo que significa que en la actualidad cada ciudadano está expuesto a una mezcla compleja de campos eléctricos y magnéticos de diferentes frecuencias tanto en el hogar como en el trabajo,

B. Considerando que la tecnología de los dispositivos inalámbricos (teléfono móvil, Wifi-Wimax-Bluetooth, teléfono de base fija “DECT”) emite CEM que pueden producir efectos adversos para la salud humana,

C. Considerando que la mayoría de los ciudadanos europeos, en particular los jóvenes de 10 a 20 años, utiliza un teléfono móvil, objeto utilitario, funcional y de moda, y que subsisten dudas sobre los posibles riesgos que éste puede entrañar para la salud, en particular para los jóvenes, cuyo cerebro aún se está desarrollando,

D. Considerando que la controversia en la comunidad científica sobre los posibles riesgos para la salud debidos a los CEM se ha incrementado desde el 12 de julio de 1999, fecha en que se establecieron los límites de exposición del público a los CEM (0 Hz a 300 GHz) mediante la Recomendación 1999/519/CE,

E. Considerando que la ausencia de conclusiones formales de la comunidad científica no ha impedido que algunos gobiernos nacionales o regionales, en al menos nueve Estados miembros de la Unión Europea, pero también en China, Suiza y Rusia, hayan fijado límites de exposición denominados preventivos y, por tanto, inferiores a los defendidos por la Comisión y su comité científico independiente, el Comité científico de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados(7) ,

F. Considerando que hay que sopesar las medidas destinadas a limitar la exposición del público en general a los CEM y las mejoras de la calidad de vida, en términos de seguridad y protección, que aportan los dispositivos que transmiten dichos campos,

G. Considerando que entre los proyectos científicos que suscitan tanto el interés como la polémica figura el estudio epidemiológico INTERPHONE, financiado por la Unión por un importe de 3 800 000 euros, principalmente con cargo al V Programa marco de investigación y desarrollo(8) y cuyos resultados se esperan desde 2006,

H. Considerando, sin embargo, que determinados extremos parecen concitar la unanimidad, especialmente los que establecen el carácter variable de las reacciones individuales a la exposición a las microondas, la necesidad de efectuar pruebas de exposición de dimensiones reales principalmente para evaluar los efectos no térmicos asociados a los campos de radiofrecuencia y la especial vulnerabilidad de los niños en caso de exposición a los campos electromagnéticos(9) ,

I. Considerando que la Unión ha fijado límites de exposición para proteger a los trabajadores frente a los efectos de los CEM; considerando que, en aplicación del principio de cautela, también deben tomarse medidas semejantes con respecto a los sectores de la población afectados, como residentes y consumidores,

J. Considerando que la encuesta especial del Eurobarómetro sobre los campos electromagnéticos (n° 272a de 27 de junio de 2007) indica que la mayoría de los ciudadanos estima que las autoridades públicas no les informan adecuadamente de las medidas para protegerlos de los CEM,

K. Considerando que es necesario continuar investigando en relación con las frecuencias intermedias y particularmente bajas, de forma que puedan extraerse conclusiones sobre los efectos de las mismas en la salud,

L. Considerando que la Directiva 2004/40/CE no debe cuestionar el uso de la imagen clínica por resonancia magnética (IRM), pues se trata de una tecnología de vanguardia de la investigación, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades mortales para los pacientes en Europa,

M. Considerando que la norma de seguridad IEC/EN 60601-2-33 fija valores límite para los CEM, que se han determinado de forma que quede excluido todo peligro para los pacientes o los trabajadores,

1. Insta a la Comisión a que revise el fundamento científico y la adecuación de los límites de CEM fijados en la Recomendación 1999/519/CE e informe al respecto al Parlamento; pide que sea el Comité científico de los riesgos sanitarios emergentes y recientemente identificados quien efectúe dicha revisión;

2. Pide que se preste especial atención a los efectos biológicos cuando se evalúe el posible impacto sobre la salud de las radiaciones electromagnéticas, especialmente si se tiene en cuenta que algunos estudios han detectado que radiaciones de muy bajo nivel ya tienen efectos muy nocivos; pide que se investigue activamente sobre los posibles riesgos para la salud y se llegue a soluciones que anulen o reduzcan la pulsación y la modulación de la amplitud de las frecuencias que se usan para la transmisión;

3. Subraya que paralela o alternativamente a esta modificación de los límites europeos de CEM, sería razonable que la Comisión elaborase, en coordinación con los expertos de los Estados miembros y los sectores de la industria interesados (empresas eléctricas, operadores de telefonía y fabricantes de aparatos eléctricos, en especial, de teléfonos móviles), una guía de las opciones tecnológicas disponibles y eficaces para reducir la exposición de un lugar a los CEM;

4. Precisa que los agentes industriales, así como los gestores de infraestructuras relevantes y las autoridades competentes ya pueden intervenir sobre algunos factores, como mediante la adopción de disposiciones en lo que se refiere a la distancia entre el lugar de que se trate y los emisores o la altitud del lugar con respecto a la elevación de la antena de relevo y la dirección de la antena emisora con respecto a los lugares habitados, con la intención evidente de tranquilizar y proteger mejor a las poblaciones que viven cerca de estas instalaciones; pide que se busquen emplazamientos óptimos para los mástiles y transmisores y que los proveedores compartan los mástiles y transmisores en los mejores emplazamientos, con el fin de limitar la proliferación de mástiles y transmisores mal situados; pide a la Comisión y a los Estados miembros que elaboren las directrices adecuadas;

5. Pide a los Estados miembros y a las autoridades regionales y locales que creen un régimen de ventanilla única para la autorización de instalación de antenas y repetidores, y que incluyan un plan regional de antenas en sus planes de desarrollo urbano;

6. Alienta a las administraciones responsables de expedir las autorizaciones de emplazamiento de antenas de telefonía móvil a que, conjuntamente con los operadores del sector, acuerden compartir las infraestructuras para reducir su número y la exposición de la población a los CEM;

7. Reconoce los esfuerzos de las comunicaciones móviles y de otras tecnologías inalámbricas transmisoras de CEM para evitar daños al medio ambiente y, en particular, para afrontar el cambio climático;

8. Considera que, dada la proliferación de litigios judiciales e incluso de medidas de suspensión provisional dictadas por las autoridades públicas sobre la instalación de nuevos equipos transmisores de CEM, redunda en el interés general favorecer soluciones basadas en el diálogo entre la industria, las autoridades públicas, las autoridades militares y las asociaciones de vecinos en relación con los criterios para la instalación de nuevas antenas GSM o de líneas de alta tensión, y garantizar al menos que las escuelas, guarderías, residencias de ancianos y los centros de salud se sitúen a una distancia específica de este tipo de equipos, fijada de acuerdo con criterios científicos;

9. Pide a los Estados miembros que junto con los operadores del sector pongan a disposición del público mapas de exposición de las instalaciones de líneas de alta tensión, de radiofrecuencias y microondas, especialmente las producidas por las torres de telecomunicaciones, repetidores de radio y antenas de telefonía; pide que dicha información se exponga en una página de internet para su fácil consulta por el público, y que se divulgue a través de los medios de comunicación;

10. Propone a la Comisión que evalúe la posibilidad de utilizar los fondos de las Redes Transeuropeas de energía para estudiar los efectos de los CEM en frecuencias especialmente bajas y en particular en las líneas de distribución de energía eléctrica;

11. Pide a la Comisión que inicie durante la legislatura 2009-2014 un programa ambicioso de compatibilidad electromagnética entre las ondas creadas artificialmente y las emitidas naturalmente por el cuerpo humano, que pueda determinar en el futuro si las microondas tienen consecuencias negativas para la salud humana;

12. Pide a la Comisión que presente un informe anual sobre el nivel de radiación electromagnética en la Unión, sus fuentes y las medidas que se han tomado en la Unión para una mejor protección de la salud humana y del medio ambiente;

13. Pide a la Comisión que encuentre una solución para acelerar la aplicación de la Directiva 2004/40/CE y garantizar así que los trabajadores estén eficazmente protegidos frente a los CEM, como ya lo están del ruido(10) y de las vibraciones(11) por otros dos textos comunitarios, y que establezca una excepción para la IRM en virtud del artículo 1 de dicha Directiva;

14. Lamenta que, con motivo de un aplazamiento sistemático desde 2006, aún no se hayan publicado las conclusiones del estudio epidemiológico internacional denominado INTERPHONE, cuyo objetivo es estudiar si existe una relación entre el uso del teléfono móvil y determinados tipos de cáncer, en particular tumores cerebrales, del nervio auditivo y de la glándula parótida;

15. Subraya, en este contexto, la llamada a la prudencia lanzada por la coordinadora del estudio INTERPHONE, Elisabeth Cardis, que, sobre la base de los conocimientos actuales, recomienda para los niños un uso razonable del teléfono móvil y un uso preferente del teléfono fijo;

16. Considera que en todos los casos le corresponde a la Comisión, habida cuenta de su importante contribución a la financiación de este estudio mundial, preguntar a los responsables del proyecto por los motivos de la no publicación definitiva del mismo y, a falta de respuesta, informar inmediatamente al Parlamento y a los Estados miembros;

17. Sugiere asimismo a la Comisión, en aras de la eficacia política y presupuestaria, que se reoriente en parte la financiación comunitaria de estudios sobre los CEM hacia una campaña general de sensibilización de los jóvenes europeos en materia de buenas prácticas en el uso del teléfono móvil como, por ejemplo, usar dispositivos de manos libres, realizar llamadas cortas, apagar los teléfonos cuando no se utilicen (por ejemplo, durante las clases) y usar el teléfono móvil en zonas con buena cobertura;

18. Estima que estas campañas de sensibilización también deben familiarizar a los jóvenes europeos con los riesgos para la salud asociados con los aparatos domésticos y la importancia de apagarlos en vez de dejarlos en modo de espera;

19. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que incrementen los fondos de investigación y desarrollo (I+D) para evaluar los posibles efectos negativos a largo plazo de las radiofrecuencias de la telefonía móvil; pide asimismo que aumenten las convocatorias públicas para investigar los efectos nocivos de la multiexposición a diferentes fuentes de CEM, en particular cuando atañe a la población infantil;

20. Propone añadir al mandato del Grupo Europeo de Ética de las Ciencias y de las Nuevas Tecnologías una misión de evaluación de la integridad científica para ayudar a la Comisión a evitar posibles situaciones de riesgo, de conflictos de interés o incluso de fraude que pudieran producirse en un contexto de creciente competencia para los investigadores;

21. Pide a la Comisión, en reconocimiento de la preocupación pública en muchos Estados miembros, que trabaje con todas las partes interesadas, tales como expertos nacionales, organizaciones no gubernamentales y sectores industriales, para mejorar la disponibilidad y el acceso a información actualizada comprensible para los profanos en materia de tecnología inalámbrica y de normas de protección;

22. Pide a la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se muestren más transparentes y abiertas al diálogo con todas las partes interesadas a la hora de fijar normas;

23. Denuncia determinadas campañas de comercialización de algunos operadores de telefonía particularmente agresivas con ocasión de las celebraciones navideñas y otras fechas señaladas, como la venta de teléfonos móviles destinados exclusivamente a los niños o las ofertas de “minutos libres” dirigidas a los adolescentes;

24. Propone que en su política de calidad del aire interior la Unión introduzca el estudio de los aparatos domésticos inalámbricos que, como el acceso inalámbrico a internet y el teléfono fijo inalámbrico “DECT” (Digital Enhanced Cordless Telecommunications), se han generalizado en los últimos años en los lugares públicos y las viviendas, exponiendo a los ciudadanos a una emisión continua de microondas;

25. Reclama, en un deseo permanente de mejora de la información de los consumidores, que se modifiquen las normas técnicas del Comité Europeo de Normalización Electrotécnica a fin de imponer un requisito de etiquetado relativo a la potencia de las emisiones y en el que se indique, en el caso de los dispositivos inalámbricos, que emiten microondas;

26. Pide al Consejo y a la Comisión que, en coordinación con los Estados miembros y el Comité de las Regiones, promueva el establecimiento de una norma única para reducir al mínimo la exposición de los vecinos en caso de ampliación de la red de líneas eléctricas de alta tensión;

27. Manifiesta su profunda preocupación por el hecho de que las compañías de seguros tiendan a excluir la cobertura de los riesgos vinculados a los CEM de las pólizas de responsabilidad civil, lo que significa claramente que las aseguradoras europeas ya están aplicando su propia versión del

principio de cautela;

28. Pide a los Estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan como una discapacidad la hipersensibilidad eléctrica, con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren;

29. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión, así como a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, al Comité de las Regiones y a la OMS.

under: Informes

Bioinitiative Report.

Posted by: tarifacontraelradar | 27 enero 2010 | No Comment |

BIOINITIATIVE REPORT

AGENCIA EUROPEA DE MEDIA AMBIENTE EEA

(PDF original del comunicado de Prensa)

17 sep 2007, Copenhague, Dinamarca.

“Un nuevo informe eleva preocupación sobre los efectos de los campos electromagnéticos de extremadamente baja frecuencia (ELF) en la salud humana, llamando la atención sobre la necesidad de disponer de estándares más estrictos de seguridad de la telefonía móvil, las líneas eléctricas y otras fuentes de exposición en la vida diaria. El informe “Bioiniciativa (Bioinitiative Report): Un fundamento sobre los estándares de pública exposición de los campos electromagnéticos basándose en la biología” fue realizado por el grupo de trabajo Bioiniciativa, un grupo internacional de científicos, investigadores y profesionales de las políticas de salud pública. La EEA ha contribuido en este nuevo informe con un capítulo redactado de un estudio de la propia EEA “Últimas lecciones de las primeras alertas: el principio de precaución 1896-2000 publicado en 2001.”

Universidad de Albany, Nueva York, 31 de Agosto

(PDF original del comunicado de Prensa)

“El informe ofrece detallada información científica sobre los impactos en la salud cuando los ciudadanos están expuestos a la radiación electromágnetica cientos y miles de veces por debajo de los límites establecidos por la US FCC como la ICNIRP. Los autores han revisado más de 200 estudios científicos y trabajos, y han concluido que los niveles existentes de seguridad pública son inadecuados para proteger la salud pública. Desde el punto de vista de las políticas de salud pública, nuevos límites de seguridad, y límites para el posterior desarrollo de tecnologías de riesgo están justificados basados en el peso total de la evidencia.”

“El experto de salud pública y coeditor del informe Dr. David Carpenter, Director del Instituto de Salud y Medio Ambiente de la Universidad de Albany, Nueva York, dice “ este informe sostiene una llamada de atención para dejar claro que la exposición a largo plazo de algunas clases de campos electromagnéticos EMF pueden causar efectos graves en la salud. Una buena planificación de la salud pública es necesaria ahora para impedir cáncer y enfermedades neurológicas ligadas a la exposición de líneas eléctricas y otras fuentes de EMF. Necesitamos educar a la gente y a nuestros políticos que “los negocios como hasta ahora” son inaceptables”

Comité Organizador:Carl Blackman, USA, Martin Blank, USA, Michael Kundi, Austria, Cindy Sage, USA 

Participantes: David Carpenter, USA, Zorech Davanipour, USA, David Gee, Denmmark, Lennart Hardell, Sweden, Olle Johansson, Sweden, Henry Lai, USA, Kjell Hansson Mild, Sweden, Eugene Sobel , USA, Zhengping Xu and Guangdin Chen, China

Investigador Asociado: S. Amy Sage, USA B. Finalidad del Informe

BioInitiative Report (original)

Extractos:

Pág. 4 Este informe ha sido redactado por 14 científicos, expertos en salud pública y políticas públicas para documentar las evidencias científicas de los campos electromagnéticos. Otros 12 críticos externos han observado y refinado el informe.

El objetivo de este informe es asesorar la evidencia científica sobre los impactos en la salud de las radiaciones electromagnéticas bajo los actuales límites de exposición pública y evaluar qué cambios en estos límites están justificados en estos momentos para reducir en el futuro posibles riesgos en la salud.

No todo se sabe todavía sobre este tema, pero lo que si que está claro es que los existentes estándares públicos de seguridad que limitan estos niveles de radiación en casi todos los países del mundo deben ser miles de veces más bajos. Cambios son necesarios.

Nuevas aproximaciones son necesarias para educar a los políticos y al público sobre las fuentes de exposición y encontrar alternativas que no planteen el mismo nivel de posibles riesgos para la salud, cuando todavía estamos a tiempo de realizar cambios.

Pág.5 El consenso está claro del Grupo de Trabajo de los miembros de Bioiniciativa es que los existentes límites públicos de seguridad son inadecuados tanto para los ELF como los RF (RF:Radiación de Radio Frecuencia).

Pág.8 Leucemia infantil

Hay pocas dudas sobre que la exposición a los ELF causa leucemia infantil

Pág. 8 Otros cánceres infantiles

Hay algunas evidencias que otros cánceres infantiles pueden ser causados por la exposición a ELF pero no se han realizado suficientes estudios.

 Pág 9

Niños que tienen leucemias y están en fase de recuperación tienen pocas posibilidades de sobrevivir si su exposición a ELF (o donde se están recuperando) está entre 1mG y 2mG en un estudio; y sobre los 3mG en otro estu Nuevos límites públicos sobre la exposición a ELF están justificados en estos momentos, dada la evidencia científica existente y la necesidad de una intervención y prevención de una política pública de salud.

Tumores cerebrales y Neuromas Acústicos.

La población que ha utilizado un teléfono móvil (celulares) durante 10 años o más tiene altas probabilidades de un tumor cerebral maligno y neuronas acústicos. Es peor si el teléfono móvil se ha utilizado principalmente en un solo lado de la cabeza.

Pág. 10

La población que ha utilizado un teléfono inalámbrico durante 10 años o más tiene altas probabilidades de un tumor cerebral maligno y neuromas acústicos. Es peor si el teléfono inalámbrico se ha utilizado principalmente en un solo lado de la cabeza.

Los estándares actuales de exposición a las emisiones de los teléfonos móviles (celulares) o inalámbricos no es segura considerando los estudios que informan de tumores cerebrales a largo plazo y riesgos de neuronas acústicos.

Pág 11 Cáncer de mama

Los estudios sobre mujeres en el puesto de trabajo sugieren de una forma bastante contundente que la evidencia de que ELF es un factor de riesgo para el cáncer de mama en mujeres con una exposición a largo plazo de 10mG y superiores.

Pág 12

Dados los enormes riesgos durante la vida de desarrollar cáncer de mama y la crítica importancia de la prevención; la exposiciones a ELF deben de reducirse para todo el mundo que está en ambientes elevados de ELF durante prolongado tiempo.

Estudios de células humanas de cáncer de mama y algunos estudios de animales demuestran que los ELF son un probable factor de riesgo para el cáncer de mama. Hay una evidencia documentada para conectar cáncer de mama y exposición a ELF y procede de estudios sobre la célula y en animales, así como estudios humanos de cánceres de mama.

 Pág 13 B Cambios en el sistema nervioso y en las funciones cerebrales

La enfermedad del Alzheimer es una enfermedad del sistema nervioso. Hay una enorme evidencia que exposición a largo plazo de ELF es un factor de riesgo para la enfermedad del Alzheimer.

Pág 14

Hay pocas dudas sobre que los campos electromagnéticos emitidos por los teléfonos móviles (celulares) y el uso de la telefonía móvil afecta la actividad eléctrica del cerebro.

Los cambios en la forma en la cual el cerebro y el sistema nervioso reaccionan, depende en gran medida de la exposición específica. La mayoría de los estudios sólo observan los efectos a corto plazo, por tanto las consecuencias a largo plazo de las exposiciones no son conocidas.

Las consecuencias de exposiciones prolongadas de niños, cuyos sistemas nerviosos continúan en desarrollo hasta después de la adolescencia, es desconocido en estos momentos. Esto puede tener graves implicaciones en la salud adulta y funcionar en sociedad si años de exposición de los jóvenes a ambos ELF y RF tiene como resultado la disminución de la capacidad para pensar, razonamiento, memoria, aprendizaje y control sobre el comportamiento.

Los efectos a largo plazo de la exposición a tecnologías inalámbricas, incluyendo las emisiones de los teléfonos móviles y otros aparatos personales y la de la gama completa de exposición a transmisiones RF de torres celulares y antenas, es simplemente desconocida con certitud. No obstante, las evidencias sugieren que bioefectos e impactos en la salud pueden y de hecho ocurren a mínimos niveles de exposición: niveles que pueden estar miles de veces por debajo de los límites  públicos de seguridad.

Pág 15 Efectos en los genes DNA

Pág 17

Ambas exposiciones a ELF y RF pueden considerarse genotóxicas ( que dañan el DNA) bajo ciertas condiciones de exposición, incluyendo los niveles de exposición que están por debajo de los límites de seguridad existente.

Pág 17 Efectos en las proteínas del estrés

Niveles muy bajos de exposición a ELF y a RF pueden llevar a las células a producir proteínas del estrés, reconociendo que las céluldas reconocen las exposiciones a ELF y RF como dañinas. Esta es otra importante vía en la cual los científicos han documentado que las exposiciones a ELF y RF pueden ser dañinas y esto ocurre a niveles muy por debajo de los existentes estándares públicos de seguridad.

Pág 18 Efectos en el sistema inmunológico

Hay una evidencia substancial que los ELF y RF pueden causar reacciones inflamatorias, reacciones alérgicas y cambiar las funciones inmunes normales a niveles permitidos por los actuales estándares públicos de seguridad.

Pág 19 Mecanismos Biológicos Plausibles

Estrés oxidativo a través de la acción de radicales libres dañan el DNA y es un mecanismo biológico plausible para el cáncer y enfermedades que implican daño por ELF al sistema central nervioso.

Pág 19 Otra forma de mirar a los EMFs: Usos terapéuticos.

Pág 20 A niveles más bajos de los actuales estándares públicos de seguridad en el uso de EMF los tratamientos médicos son exitosos, probando otra forma que el cuerpo reconoce y responde a las señales de baja intensidad de EMF. De otra forma, estos tratamientos médicos no podrían funcionar. La FDA ha aprobado tratamientos médicos con aparatos EMF, por tanto se es completamente consciente de esta paradoja.

A nadie se le ocurriría recomendar que el uso de fármacos de los tratamientos médicos y prevención de enfermedades fuesen dados al público al azar, especialmente a los niños. Exposiciones de EMF al azar e involuntarias están sucediendo todo el tiempo y en la vida cotidiana.

Conclusiones

No podemos “mantener las cosas como siempre más”. Es tiempo que la planificación de nuevas líneas eléctricas, de nuevas casas, escuelas y otros espacios habitables entorno a ellos se ofrezcan con ambientes de bajos niveles de ELF. Mantener (los negocios o ) las cosas como están desplegados por las nuevas tecnologías inalámbricas son un probable riesgo y difícil de cambiar si la sociedad no toma decisiones sabias y rápidas entorno a los límites. La investigación debe continuar para definir que niveles de RF relacionados a las nuevas tecnologías inalámbricas son aceptables, pero más investigación no debe impedir o retrasar cambios substantivos hoy que puedan ahorrar dinero, vidas y disrupción en la sociedad, mañana.

Nuevos límites reguladores para ELF están justificados. Los límites deben establecerse por debajo de estos niveles de exposición que se han relacionado en los estudios de leucemias infantil  sobre el incremento del riesgo de la enfermedad, más un adicional factor de seguridad. Ya no es aceptable construir nuevas líneas eléctricas y complejos de instalaciones eléctricas que sitúan a la gente en ambientes ELF que han sido determinados ser de riesgo ( a niveles de 2mG y por encima).

Mientras los nuevos límites ELF están siendo desarrollados e implementados, un razonable planteamiento sería planificar un límite de 1mG por cada nivel habitable adyacente para todas las líneas eléctricas y a 2mG como límite para todas de nueva construcción. Es recomendable que se establezca este límite de 1mG para todos espacios habitables donde se encuentren niños y mujeres embarazadas. Estas recomendaciones están basadas en la admisión que una alta carga de protección es requerida para los niños que no pueden protegerse por ellos mismos y quienes están bajo riesgo de leucemias infantiles en ratios que son tradicionalmente altos para que puedan desencadenar una acción de regulación. Esta situación en concreto justifica extender el límite 1mG a los espacios existentes ocupados. “Establecer” en este caso probablemente significa consejeros formales públicos de relevantes agencias de salud.

Mientras no sea realista reconstruir todos los sistemas existentes eléctricos de distribución, a corto plazo; pasos para reducir la exposición de estos sistemas existentes precisan de ser iniciados, especialmente en lugares donde los niños pasan tiempo, esto debe ser alentado con coraje.

Un límite de precaución de 0,1 MICRO W/cm2 (lo cual es igual a 0,614 voltios por metro) debe ser adoptado para el exterior, en las acumulativas exposiciones a RF. Esto refleja la actual respuesta de la ciencia y la prudencia en salud pública sobre RF que deben ser razonablemente establecidas para las exposiciones pulsadas (ambiente) de RF donde la gente vive, trabaja o va a la escuela. Este nivel de RF está experimentado a nivel de la exposición de todo el cuerpo completo y puede ser una  exposición crónica, cuando hay una cobertura inalámbrica presente por voz y transmisión de datos por teléfonos móviles (celulares), pagers y PDAs y otras fuentes de radiación de radiofrecuencias. Algunos estudios y muchos anecdóticos informes sobre enfermedades han observado afectaciones en nivel inferiores a los señalados, sin embargo, en el momento actual, esto puede prevenir algunas de las mayores  desproporcionales cargas de la población vecina a estas instalaciones. Aunque estos objetivos de niveles de RF no excluye más adelante desarrollar las tecnologías WI-Fi, recomendamos que alternativas por cable al WI-FI sean implementadas particularmente en escuelas y bibliotecas con ellos los niños no estarán sujetos a elevados niveles de RF hasta que no se entiendan sobre sus posibles impactos en la salud. Estas recomendaciones deben ser vistas como un límite de precaución provisional que pretende guiar las acciones preventivas; y límites más conservadores serán necesarios en el futuro.

under: Informes

Older Posts »

Categories