header image

Declaración de París: Campos electromagnéticos y salud

Posted by: tarifacontraelradar | 12 enero 2010 | No Comment |

  “la comunidad científica internacional es unánime en reconocer la posibilidad de un riesgo grave de salud pública, requiriendo urgentemente la aplicación del principio de precaución. Hacer el juego a ciertos lobbies e ignorar la existencia misma de los problemas sanitarios y medioambientales en favor de intereses económicos y financieros a corto plazo no podría ser más que perjudicial para el conjunto de nuestros conciudadanos”.

 Campos Electromagnéticos y Salud

La evolución darwiniana se ha realizado en presencia de campos electromagnéticos naturales. La magnetorrecepción es uno de los mecanismos biológicos que permiten orientarse a las aves migratorias y las abejas. Ningún científico puede afirmar hoy en día que la cobertura de nuestros territorios europeos por múltiples campos electromagnéticos artificiales no tiene o no tendrá efectos importantes sobre los comportamientos y la preservación de la fauna.
Los efectos de los campos electromagnéticos sobre nuestra salud están demostrados por la observación clínica en numerosas investigaciones toxicológicas y biológicas y algunos estudios epidemiológicos. Actualmente existe en Europa un número creciente de enfermos calificados como “electrohipersensibles”, personas intolerantes a los campos electromagnéticos.
Aunque los mecanismos biológicos de la electrosensibilidad aún no se conozcan, en Suecia está reconocida oficialmente como una enfermedad incapacitante.
Nuestros médicos, actuando en virtud del juramento hipocrático, nosotros, investigadores, actuando en nombre de la verdad científica, todos nosotros, médicos o investigadores de los diferentes Estados miembros de la Unión Europea, afirmamos con total independencia, que existe un número creciente de enfermos intolerantes a los campos electromagnéticos, que esta intolerancia representa un perjuicio grave para su salud y su vida profesional y familiar, que no se puede excluir que su enfermedad evolucione hacia una degeneración del sistema nervioso, incluso hacia ciertos tipos de cáncer y, consecuentemente, que este perjuicio necesite ser reconocido y reparado por los sistemas de protección social de los diferentes Estados miembros de la Unión Europea.
Nosotros queremos prevenir a los poderes públicos de que en el estado actual del conocimiento, no se puede excluir que después de un período de exposición suficiente, esta intolerancia pueda afectar también a los niños y consecuentemente ser el origen de un problema de salud pública mayor en un futuro para todos los países que utilizan sin restricciones las tecnologías modernas basadas en campos electromagnéticos.
A pesar de que los conocimientos científicos sean aún insuficientes, e incluso de que existan controversias en algunos temas, la comunidad científica internacional es unánime en reconocer la posibilidad de un riesgo grave de salud pública, requiriendo urgentemente la aplicación del principio de precaución. Hacer el juego a ciertos lobbies e ignorar la existencia misma de los problemas sanitarios y medioambientales en favor de intereses económicos y financieros a corto plazo no podría ser más que perjudicial para el conjunto de nuestros conciudadanos.
Pr Franz Adlkofer, Coordinador del programa Europeo Reflex, Fundación Verum, Munich (Alemania) Pr Dominique Belpomme, Universidad Paris-Descartes, Departamento de oncología médica, Hospital Europeo Georges Pompidou, Paris (Francia) Pr Lennart Hardell, MD PhD, Departamento de oncología, Hospital Universitario, Orebro (Suecia) Pr Olle Johansson, Departamento de neurociencias, Instituto Karolinska, Real Instituto de Tecnología, Estocolmo (Suecia)

under: General

Los comentarios están cerrados.

Categories